lunes

SaN PaCoMiO

'Nos hemos prometido a nosotros mismos ser discípulos de Cristo; mortifiquémonos, porque la mortificación maltrata a la impureza. Esta es la hora de la lucha. No nos retiremos, por el temor de devenir esclavos del pecado. Hemos sido constituidos luz del mundo; que nadie se escandalice por causa nuestra.

Revistámonos de silencio, pues muchos, en efecto, le deben su salvación.'

...


Se nos han dado, ante todo, la fe y la ciencia para expulsar de nosotros mismos la incredulidad, se nos han dado, después, la sabiduría y la prudencia para discernir los pensamientos del diablo, huirles y detestarlos. Se nos ha predicado el ayuno, la oración, la templanza, que otorgan la calma al cuerpo y la quietud a las pasiones. Se nos han dado la pureza y la vigilancia, gracias a las cuales Dios habitará en nosotros. Se nos han dado la paciencia y la mansedumbre. Si custodiamos todas esto, heredaremos la gloria de Dios.


Se nos han dado la caridad y la paz, poderosas en la lucha; el enemigo, en efecto, no se puede acercar al lugar donde se encuentran éstas. Respecto a la alegría, se nos ha ordenado combatir con ella la tristeza. Se nos han dado la generosidad y la disposición para el servicio. Nos han dado la santa oración y la perseverancia que colman de luz el alma. Se nos han dado la modestia y la simplicidad, que desarman la maldad. Ha sido escrito para nosotros que debemos abstenernos de juzgar, para vencer la mentira, perverso vicio que está en el hombre, porque si no juzgamos no seremos juzgados en el día del juicio. Se nos ha dado la paciencia para afrontar el sufrimiento y las injusticias, para que no nos oprima el desaliento.


y sobre la Virgen...


Pero lo que es todavía más grande que todo esto: nos ha sido dada la humildad; ella vela sobre todas las otras virtudes, tal es la gran y santa fuerza de la cual se revistió Dios cuando vino al mundo. La humildad es el baluarte de las virtudes, el tesoro de las obras, la armadura de la salvación, el remedio para toda herida. Después de haber fabricado las telas finas, los ornamentos preciosos y todos los adornos para el tabernáculo, se lo revistió con una tela da cilicio. La humildad es cosa mínima delante de los hombres, pero preciosa y estimada delante de Dios. Si la adquirimos pisaremos todo el poder del enemigo (Lc 10,19). Está escrito, en efecto: ¿A quién miraré, sino al humilde y al manso? (Is 66,2).



ayuno, pureza, silencio, humildad, ocultamiento

-SaN PaCoMiO-







:x

6 comentarios:

Alvaro dijo...

Como siempre, un programa lleno de materias que aprobar al final del curso. Espero que los examenes finales se nos den bien, Luis. Un abrazo y la paz de Cristo!.

soy+pequeno dijo...

Gracias ALVaRo.

Me HaN PaSaDo La PReGuNTa DeL eXáMeN FiNaL... NoS PrEGuNTaRÁN SóLo DeL aMoR...

:D

Gloria dijo...

Luis lo más importante es el Amor, ya lo dice San Pablo, que saco con tener todo lo demas?? si no tengo amor? Es la base de todo, "Si hablo las lenguas de los hombres y aún las de los ángeles,pero no tengo amor,no soy más que un metal que resuena, Y si hablo de parte de Dios y entiendo sus propòsitos secretos y sé todas las cosas y si tengo la fe necesaria para mover montañas y no tengo amor, no soy nada."
Mi querido Luis creo que sabes ya lo màs importante, xxGloria

Gloria dijo...

1 Corintios, 13, 1-5, xxxx

soy+pequeno dijo...

Gracias GLoRia

LaS CaRTaS d SaN PaBLo SoN FLiPaNTes!

1 besín :D

soy+pequeno dijo...

Gracias GLorIa

...DaRé 1 NueVa iNSpeCCióN a La d LoS CoRiNTioS...

1 besín :D